Utilizamos "cookies" propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, así como para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios.
Al aceptar nuestros servicios aceptas el uso de las cookies. Aceptar Más información.

PERCEPCIONES SESGADAS

PERCEPCIONES SESGADAS

El 30 julio 2014, Publicado por , en Sin categoría, Con 0 comentarios
 
Los psicólogos se han dedicado a estudiar el funcionamiento la mente. Sus conclusiones son importantes a la hora de hacer frente a los conflictos que surgen entre las personas, muchas veces motivados por creencias previas que nuestra mente se empeña en reforzar.
 
puntos de vista 
Así, se ha descubierto que tenemos inclinación a prestar especial atención a aquellos hechos que, a nuestro juicio, confirman nuestras convicciones y en cambio ignoramos con frecuencia aquellos otros que las desmienten. A este fenómeno se le conoce como “sesgo confirmatorio” de la mente. Una vez adoptamos una opinión, la mente tiene a apoyarla y buscar argumentos que la refuercen. No por otra cosa tendemos a leer la prensa que comparte nuestras ideas políticas y religiosas.
 
Pero lo curioso es que esa opinión inicial tiene mucho de decisión irracional. La mente se encarga luego de justificar lo que inicialmente ha sido poco más que una corazonada. Así, por ejemplo, todos conocemos el “efecto primera impresión”: los tres primeros segundos de relación con una persona son determinantes en la creación de una idea sobre esa persona y eso lo saben bien los que acuden a una entrevista de trabajo. La idea que formamos en el otro luego es difícil de modificar.
 
Este sesgo (o desviación) de la mente, esta tendencia a encastillarse uno en sus ideas previas dificulta mucho el diálogo, pues mientras me dan argumentos que ponen en cuestión mis ideas previas, mi mente no escucha, ocupada en rechazar y rebatir. Incluso la mente puede llegar a ofuscarse tanto que no admita el testimonio de los sentidos. Los psicólogos confirman la gran influencia que tienen nuestras expectativas en nuestra percepción de la realidad: vemos lo que nos interesa, lo que concuerda con nuestras ideas, a menos que la incongruencia sea tan evidente que no podamos negar la evidencia. Recordemos que Colón murió convencido de haber llegado a las Indias, a pesar de los pesares.
 
Quizás esa tendencia a perseverar en nuestras opiniones tenga que ver con la dificultad de reconocer nuestros errores: como dijo con humor Elton Jonh la palabra más difícil de pronunciar en inglés es “Sorry”. En nuestra relación con los demás, muchas veces nos negamos a “actualizar la foto mental” que hemos hecho de otras personas, superar la simpatía o antipatía que nos provocan y que hemos ido, inconscientemente, alimentando, muchas veces solo para confirmar una primera impresión. Si no estamos dispuestos a cambiar de opinión, a ver con el ojo limpio al otro, seremos posiblemente parciales e injustos con él, y sobre todo, nos perderemos la posibilidad de conocerlo plenamente.  
Comentarios desactivados.