Utilizamos "cookies" propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, así como para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios.
Al aceptar nuestros servicios aceptas el uso de las cookies. Aceptar Más información.

NUESTRA LUZ

NUESTRA LUZ

El 25 junio 2014, Publicado por , en Sin categoría, Con 0 comentarios
 
Luz y amor
 

¨Hay dos maneras de irradiar luz: ser la propia fuente de brillo o el espejo que la refleja”
(Edith Wharton)
 
La luz, la energía que irradiamos. En momentos de plenitud hemos sentido esa luz. No nos orgullezcamos, no nos crezcamos. No es nuestra. Es una luz disponible para todos. Todos podemos conectarnos a esa luz. Está disponible. No hay que luchar por ella, no hay que quitársela a otro para tenerla. Es un don de la vida que se comunica mediante una apertura al don, mediante una actitud de humildad agradecida. Es un don para todos, no es exclusivo, y es un fuego que se acrecienta compartiéndolo y se extingue apropiándonoslo. La luz propia es una falsa luz, un brillo efímero y egoísta.
 
A veces nos descubrimos sin luz. En nuestra oscuridad sentimos la sed de luz, pero dentro de nosotros no encontramos ese brillo que ilumina todas las cosas. Todo ha perdido de repente su capacidad de resonancia, de magia. Hay una grisura en nosotros, que se proyecta en todo lo que nos rodea.
 
En ese momento de oscuridad, miremos allí donde hay luz. Miremos el cielo, miremos las flores, miremos a los niños que juegan, a los ancianos que trabajosamente andan a nuestro lado, miremos a las madres que miran a sus hijos, miremos la vida que prosigue entorno a nosotros. No estamos solos.
 
Si no podemos ser el sol, seamos los planetas. La luna se llena de luz contemplando la luz del sol y esa luz prestada ilumina nuestra noche.
 
Si no alcanzamos la luz del amor, fijémonos en sus planetas: la admiración, la gratitud, la generosidad, la dignidad, el respeto, la sabiduría…todo esto está a nuestro alcance. Basta adoptar la actitud humilde y agradecida del testigo. Ser testigo de la luz, basta. Y en ese momento, podremos asistir al nacimiento de una luz dentro de nosotros.
Comentarios desactivados.