Utilizamos "cookies" propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, así como para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios.
Al aceptar nuestros servicios aceptas el uso de las cookies. Aceptar Más información.

UNA DE VALORES

UNA DE VALORES

El 14 mayo 2014, Publicado por , en Sin categoría, Con 0 comentarios

 

En el magnífico libro de Josemi Valle “La educación es cosa de todos, incluido tú”, cuya lectura os recomiendo, nos habla de valores. El distingue entre dos tipos:  el valor como forma de conducta y el valor como termómetro que mide la temperatura de lo que resulta relevante para uno, es decir valores éticos y valores personales.

Los valores éticos serían el código de conductas que articulan la convivencia entre las personas. Estos se enseñan en las escuelas, pero por desgracia fuera de ella se están vulnerando constantemente.

Los valores personales, por otra parte, lo que producen son estilos de vida, formas de concebir la realidad. Ambos cooperan al unísono, están en constante danza.

valores

Pero, qué entendemos por valor. Es aquello por lo que uno es capaz de esforzarse, es por tanto la potente pulsión que  despierta en nosotros una actividad, aquello con lo que disfrutamos. Por lo tanto, no hay afirmaciones objetivas para determinar un listado determinado de valores, sino apreciaciones individuales. Y como consecuencia de esto, no todos tenemos los mismos valores. Y la transmisión de éstos dependen más de los comportamientos que de las palabras, de hecho para saber qué valores orquestan nuestra vida no hay que preguntar qué decimos, sino qué hacemos y cómo lo hacemos.

Pero,¿ se relacionan los valores éticos y los valores personales?  porque unos nos dirigen hacia la uniformidad y otros hacia la individualidad. Digamos que los valores éticos sirven de fondo de pantalla, para a partir de ellos construirnos nuestro propio estilo de vida. Como afirma el sociólogo Max Weber “quien viva en este mundo no puede dejar de experimentar en sí mismo una lucha entre una pluralidad de valores, cada uno de los cuales, considerado por su cuenta, se presenta como influyente; tendrá que elegir a cuál de esos dioses prefiere servir, pero siempre se hallará en conflicto con alguno de los otros dioses del mundo.”

Por lo tanto, está en nuestras manos construirnos nuestro particular sistema de valores, siempre al amparo de los valores éticos instalados en nuestra estructura comunitaria.

Comentarios desactivados.