Utilizamos "cookies" propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, así como para obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios.
Al aceptar nuestros servicios aceptas el uso de las cookies. Aceptar Más información.

ÁREAS DE MEDIACIÓN

 

La Mediación familiar es un método que permite abordar las dificultades, tensiones y conflictos familiares, con la intervención de una persona cualificada y neutral, que ayuda a dialogar y a alcanzar acuerdos consensuados.

En el supuesto de ruptura de la pareja, la mediación facilita la búsqueda de acuerdos en relación con la separación: funciones parentales, tiempos a compartir con los hijos, contribución a los gastos de los menores, criterios en materia de educación o reparto de bienes comunes, entre otros.

De forma general, podemos hablar de Mediación Familiar en situaciones de:

  • Conflictos de Pareja en proceso de ruptura  o en parejas rotas por cuestiones de régimen de visitas, manutención, pensión, educación  de los hijos.
  • Conflictos de Convivencia: incumplimiento de normas y pautas de comportamiento, fracaso escolar, conflictos educativos, lenguaje, comunicación, en procesos de emancipación personal.
  • Conflictos en el cuidado de discapacitados o dependientes familiares.
  • Casos de acogimiento institucional de menores, discapacitados, mayores. Situaciones de desprotección social asistida por instituciones al uso.
  • Conflictos entre familiares en la propia empresa familiar.

Vivimos en una época donde el concepto tradicional de familia  ha ido cambiando y evolucionando, aumenta la esperanza de vida, la incorporación de la mujer al mundo laboral, la inestabilidad del empleo, la tardanza en poder independizarse y vivir de forma autónoma. La precariedad  económica en tiempo de crisis provoca que las familias hayan de convivir  en un mismo espacio con todos sus miembros en busca de refugio  y ayuda, con los problemas de convivencia y adaptación que ello genera.

En los conflictos en el grupo familiar extenso, la Mediación familiar aborda las dificultades originadas por:

  • Conflictos inter-generacionales entre abuelos-padres- nietos por problemas de convivencia, de espacio, de roles, de intromisión en las funciones familiares.
  • Conflictos en el cuidado y atención de personas mayores, discapacitados o dependientes en la familia.
  • Conflictos económicos y materiales: herencias, bienes, reparto de tareas
  • Conflictos con personas adoptadas o en acogimiento y sus familias acogedoras/adoptivas.

La Mediación familiar crea lugares de encuentro y diálogo, facilita espacios de escucha y ayuda a identificar intereses comunes, acompañando a las familias en la búsqueda de acuerdos  y disminuyendo el desgaste emocional.

La Mediación escolar se utiliza para resolver los problemas que se presentan en la convivencia entre los propios alumnos, los alumnos y docentes, entre los propios maestros, entre éstos y los padres de alumnos, con la dirección del centro y en definitiva toda la comunidad educativa.

La Mediación educativa es una herramienta que permite entrenar al profesorado y al alumnado en la práctica de proponer soluciones creativas y pacíficas a los conflictos.  Se trata de un instrumento, la Mediación, que bien encauzado puede suponer un acicate para nuestro desarrollo personal y social. La violencia siempre es una mala solución a los mismos.

Es un aprendizaje vital que le sirve al alumnado para aprender a convivir y a resolver los conflictos mediante el diálogo y desde actitudes básicas como la empatía y la escucha activa.

La mediación puede aplicarse antes del conflicto, como estrategia preventiva, alternativa a la sanción; o después del conflicto, como complemento de la sanción, como estrategia de reparación o conciliación, con el objetivo de restablecer la confianza entre las personas y evitar la reincidencia.

Una eficaz y adecuada gestión de las personas que integran el capital humano de una  entidad empresarial, repercute de forma directa en los beneficios y rentabilidad de la  empresa. Las empresas hacen frente a los conflictos mediante interminables pleitos y demandas, suponiendo grandes fortunas y pérdida de las relaciones comerciales e incluso el cierre de muchas de ellas.

Los conflictos en la empresa pueden derivar del exterior, por la relación entre la empresa y los clientes, o bien por la relación entre la empresa y los proveedores. O pueden derivar del interior, por conflictos con los compañeros. con los superiores, con los subordinados o con los sindicatos

Un buen número de estudios ha mostrado que los gerentes y directores de diferentes organizaciones deben destinar entre un 30% y un 50% de su tiempo a la atención de conflictos actuando muchas veces como “terapeuta“ sin resolver el conflicto real. El costo de la cantidad de horas que las personas involucradas dentro de un conflicto deben utilizar para lidiar con el mismo, es bastante significativo.

La actual situación económica provoca que muchas familias no puedan afrontar el pago de las cuotas de sus créditos y préstamos hipotecarios garantizados por sus viviendas, por lo que el problema del desahucio es uno de los más acuciantes en estos momentos.

La Mediación bancaria e hipotecaria permite solucionar conflictos generados entre clientes y bancos sin necesidad de tener que acudir a la vía judicial, favoreciendo la imagen de corresponsabilidad  y concienciación social de las entidades bancarias.

Se  puede iniciar para solucionar problemas generados por: desahucios, refinanciación de deudas, quitas, daciones en pago, reclamaciones, cláusulas suelo, mejora de condiciones, etc.